Domina el uso del hashtag en Instagram

270
Trucos con hashtags en Instagram

Nacieron casi a la par que las redes sociales, y han logrado escalar hasta una posición de prestigio en Instagram. Los hashtags están ahora por todas partes, y sacarles partido correctamente no siempre es sencillo.

Como tantas otras herramientas social media, estas etiquetas son sencillas de utilizar, pero complicadas de dominar. Y es que, dependiendo de su empleo, pueden servir para conseguir objetivos distintos.

Hoy en Llamaya repasamos el origen del hasthag y ofrecemos algunos consejos para exprimir sus ventajas en Instagram.

Trucos con hashtags en Instagram

También te puede interesar:”Cómo borrar comentarios ajenos en Instagram

 

De la casualidad al fenómeno

Servicios como el protocolo IRC o el canal Jaiku ya lo manejaban, pero ni tenía el nombre actual, ni goazaba apenas de popularidad.

El hashtag moderno nació en 2007, cuando el blogero y empleado de Google, Christopher Reeves Messina, decidió conectar mensajes de Twitter bajo un solo carácter.

Se trataba de una etiqueta de metadatos que con su propio nombre hacía referencia al funcionamiento de la misma; “hash-” (almohadilla) “-tag” (etiqueta).

Con el paso del tiempo fueron los usuarios de Twitter y de otras redes sociales los que fueron dándole el uso por el que se les conoce. Es decir, aglutinar temas, polarizar opiniones o alimentar tendencias.

El hashtag está registrado en el diccionario oficial de Oxford, en 2018 estaba presente en más del 85% de las 50 páginas web más visitadas del mundo, y se ha convertido en un canal de expresión clave para los Millennials y la Generación Z.

 

Hashtags en Instagram

Los programadores de Instagram incluyeron los hashtags en la plataforma en 2011, con la intención de ayudar a los usuarios tanto a descubrir fotos temáticas como a conectar con otros usuarios.

La evolución natural de aquella implementación era la de la aparición de tendencias. Y así fue. En poco tiempo el fenómeno de Twitter se habría replicado en esta red social, pero enfocada a una cuestión más estética que dialéctica.

Instagram empezó a despegarse de sus hermanas al consolidar hashtags estandarizados para momentos o días de la semana; #MotivationMonday, #TransformationTuesday, #Instapic, etc. Además, los influencers no tardaron en capitalizar este juguete para atraer la inversión de marcas.

La última gran novedad al respecto tuvo lugar en 2017, cuando Instagram permitió a los usuarios comenzar a seguir hashtags. Estos también están disponibles en Stories, IGTV, e incluso la reciente Reels.

 

Convertirse en un experto de las etiquetas

En la mayoría de casos basta con ceñirse a la lógica, y observar lo que hacen los usuarios con más seguidores.

Aunque, claro, no hay que olvidar que aumentar los seguidores no tiene porqué ser siempre el objetivo compartido.

Mejorar la reputación, hacer networking, integrarse en una comunidad específica. Todo ello es igual de válido que amasar a millones de seguidores para captar la atención de las empresas.

Con esto entendido ya se pueden hablar de algunos de los principales fallos que comenten muchos usuarios cuando hacen uso del hashtag en sus publicaciones.

 

Identifica tu objetivo y huye del ruido

Es tentador, pero hay que tratar de evitarlo. Si bien los hashtags temáticos son los que más publicaciones recogen, para alguien que trata destacar, ese camino puede ser el más complicado a seguir.

Es decir, que en #NoFilters, #InstaGood o #Happy es donde un usuario más competencia encontrará, y donde más problemas tendrá para lograr sobresalir por encima del ruido.

Instagram, como el resto de redes sociales, premia la originalidad y la calidad a partes iguales. Estudia tus intereses, la imagen que quieres transmitir en función de nichos o hobbies, y cuida el resultado de las publicaciones escogiendo hashtags específicos.

 

Cuanto más mejor

Puede parecer contradictorio con los dogmas que se manejan entre los expertos del marketing, pero en Insagram cuantos más hashtags se añadan a una publicación, más alcance y posibilidades de aparecer en otras feeds tendrá.

Antiguamente la plataforma limitaba el uso de las etiquetas a una treintena por post, pero desde hace algunos años ya se pueden emplear cuantos se quieran.

Lo normal es que te quedes sin ideas antes de llegar a la cantidad mencionada, pero si crees que una publicación puede superar el límite, es recomendable que te extiendas todo lo que necesites.

En este sentido, una buena idea puede pasar por escribir en una hoja todas los posibles hashtags, para posteriormente ir eliminando aquellos que no terminen de encajar con la temática compartida.

 

Conecta a través de los Stories

Uno de los métodos más sencillos para aumentar los seguidores pasa por colocar hashtags en los Stories.

Cuando un tema tiene las suficientes publicaciones, Instagram incluye un apartado de Stories propios para ese metadato. Lo que aumenta notablemente el alcance de tu propia publicación.

Esto se debe a que los usuarios tienden a visualizar únicamente estos vídeos cortos, antes de ponerse a revisar publicación por publicación cuando buscan un hashtag. Posicionarte ahí ya supone una gran plataforma de visualización.

Se pueden incluir las etiquetas en los Stories de dos formas:

  • Seleccionando la opción de hashtag que aparece junto a los emojis, las canciones y el resto de opciones.
  • Escribiendo el hashtag precedido de una almohadilla como texto simple.

No olvides que puedes esconder el hashtag colocándolo bajo un sticker, sobre algún elemento de la imagen que no permita el contraste adecuado para la lectura, o directamente reduciendo su tamaño.

 

Conecta a través de la biografía

Un método incluso más efectivo que los Stories para captar usuarios lo representa la biografía; la información que más engagment puede generar, pero cuyo acceso está más restringido.

Huelga decir que, si tu intención es la de aumentar los seguidores, tienes que olvidarte de poner el perfil en modo privado. Así solo conseguirías reducir las visitas y cerrar el círculo de contactos.

Al margen de eso, incluir hashtags en tu biografía te permite aparecer en las búsquedas de etiquetas que hacen otros usuarios. Esto es, convertir un párrafo estético en un elemento funcional.

Si ya tienes una comunidad grande, y tus publicaciones logran muchas interacciones, introducir un hashtag en la biografía puede servir para retroalimentar todo el contenido volcado en la red social.

 

Monitoriza el rendimiento

De nada sirve que te obsesiones con las etiquetas si después no puedes conocer el nivel de éxito de tus estrategias.

Para eso necesitas operar con un perfil de empresas y acceder a las estadísticas que ofrece Instagram pensando en empresas y agencias de comunicación.

Selecciona el post que quieras, haz clic en “Ver estadísticas” o View Insights; botones situados en la parte inferior izquierda de la publicación.

 

 

El hashtag es el rey de las redes sociales, pero estas necesitan conexión para funcionar. Por eso, en Llamaya te ofrecemos la mejor con tarifas increíbles para que estés conectado en todo momento. No te lo pienses más y visita la página web de Llamaya ¡cámbiate a la mejor compañía!