Trucos y consejos para dominar la Google Play Store

556
Trucos y consejos con la guía de uso de Google Play Store

Fuente de todas las alegrías y también de todas las penas. Google Play Store se ha convertido en la guía básica de aplicaciones para los usuarios del sistema operativo Android. Y no solo para descargar las redes sociales y los programas más básicos. Cada día se publican decenas de apps nuevas no siempre fáciles de rastrear.

Por eso Google ofrece un gran abanico de posibilidades en la configuración de la tienda. Casi nadie accede a ellas, y cuando lo hace es obligado para hacer uso de alguna funcionalidad, o para activar y desactivar determinados derechos de privacidad.

Hoy en Llamaya nos detenemos en la Google Play Store para sacar a la luz una lista de trucos que te harán la vida más fácil a la hora de descargar apps.

Trucos y consejos con la guía de uso de Google Play Store

También te puede interesar: “¿Qué es y cómo funciona Google Discover?

 

Controla las actualizaciones

Te protegen de virus y ralentizaciones. Los desarrolladores lanzan actualizaciones de sus aplicaciones de forma constante, y sí, son muy efectivas. Pero hay que tener en cuenta que cada uno de estos parches ocupa espacio en la memoria del móvil, y que una app ligera puede terminar convirtiéndose en todo un mastodonte.

Si quieres evitar que todo lo descargado en Google Play Store se actualice de forma automática, es tan sencillo como que accedas a Ajustes, y desde ahí busques la opción “Actualizar aplicaciones automáticamente”. Puedes elegir que lo hagan siempre, solo con conexión a Wi-Fi, o nunca.

Ten en cuenta que, si lo desactivas, tendrás que hacer un repaso diario de la tienda actualizando manualmente lo que más te interese. Y si esta opción te parece demasiado agresiva, siempre puedes entrar en las opciones de la ficha de cada app, para seleccionar la configuración que desees de forma personalizada.

 

Usa el PC como plataforma de instalación

Muchos usuarios desconocen que Google permite descargar las apps de su tienda desde cualquier ordenador. Es tan sencillo como acceder a la web oficial de la compañía, y a partir de ahí elegir qué es lo que quieres incluir en tu smartphone.

La versión web de Google Play Store, además de juegos y apps propias de móviles, también ofrece la posibilidad de comprar y alquilar películas, series y libros. El único requisito que impone la compañía para que este truco dé resultados es que estés registrado con tu cuenta Gmail en el navegador que uses.

De esa forma podrás administrar los dispositivos usados y elegir en consecuencia qué quieres que vaya a qué móvil. La principal ventaja de esta opción, además de la flexibilidad y la comodidad, está relacionada con la presentación; la web es mucho más visual y amena de explorar.

 

Gestiona los pagos

Aunque la mayoría de los usuarios solo se descargan aplicaciones gratuitas, la tienda cuida y alimenta a un target considerable que sí apuesta por productos de pago. Estas apps suelen poseer mayor calidad, y ofrecen una garantía de actualizaciones periódicas muy fiables. Claro que la palabra “pagar” en Internet a veces generar pavor.

La tienda de Google te permite abrir el grifo completamente evitando que salte la petición de autentificación cada vez que realizas alguna compra. Es tan sencillo como ir a Ajustes y entrar en la sección “Pedir autentificación para realizar compras”. En esta podrás seleccionar “Nunca”, para gastar sin obstáculos.

Suponiendo que ya hayas hecho el desembolso, la Store también ofrece la posibilidad de reembolso. A partir del momento de la compra dispones de dos horas para acceder a la devolución del importe desde la propia ficha de la app.

En caso de ser una suscripción deberás acceder a tu cuenta, y desde las opciones de la aplicación en cuestión, pulsar en “Informar de un problema” para rellenar un formulario. Para evitar quebraderos de cabeza recomendamos descargar siempre la factura de la compra desde “Ver compras” en el Centro de pagos de Google.

 

Control parental y búsquedas

Uno de los frentes más importantes en términos de seguridad y privacidad para menores en la red es el de las descargas. Y la Google Play Store es, en ese sentido, el caladero perfecto para intenciones maliciosas.

Por suerte el gigante tecnológico ofrece la posibilidad de activar un control parental bastante efectivo. Basta con que accedas a Ajustes y entres en el apartado “Controles parentales” para seleccionar el filtro que más te interese siguiendo el conocido Sistema PEGI (Pan European Game Information).

Otra manera de ejercer cierta vigilancia sobre menores a tu cargo pasa por revisar el historial. Tanto el de apps desde la pestaña “Colección” en “Mis aplicaciones y juegos”, como el de compras desde “Historial de pedidos” en los propios ajustes. Si lo que quieres es eliminar estos registros, busca la opción “Borrar historial de búsquedas local”.

 

Prueba las novedades antes que nadie

Puede ser el truco más desconocido de toda la lista. Sí, la Google Play Store también permite convertirse en un beta tester de pleno derecho. Al igual que sucede con las actualizaciones de los Sistemas Operativos —descargables asumiendo listas infinitas de condicionantes—, las apps de la tienda ofrecen de igual manera mutar a cobaya de desarrolladores.

Es tan básico como acceder a la ficha de la aplicación que más nos interese, y busquemos el apartado dedicado a hacerse beta tester. Es importante recordar que esta opción viene acompañada de casi los mismos inconvenientes que ventajas.

Disfrutarás de las novedades antes que nadie, pero también sufrirás problemas sin corregir. Además, no todas las compañías permiten hacerse probador de sus aplicaciones.

 

Para buscar las mejores apps del momento necesitarás una buena conexión. Por eso, en Llamaya te ofrecemos la mejor con tarifas increíbles para que estés conectado en todo momento. No te lo pienses más y visita la página web de Llamaya ¡cámbiate a la mejor compañía!