Ubuntu Touch: el sistema operativo de Linux para smartphones

2319
Ubuntu Touch, el sistema operativo de Linux para smartphones

Cuando hablamos de sistemas operativos en teléfonos móviles es fácil acabar hablando o bien de Android o bien de iOs. Sin embargo, al igual que sucede en el sector de los ordenadores, Linux también ha sabido desdibujar en parte el status quo del sector con Ubuntu Touch.

El pasado 2013 la empresa británica de computadoras, Canonical, pudo haber cambiado el rumbo del mercado con su propio sistema operativo para teléfonos, pero fracasó.

Ahora son los usuarios los que buscan revivir este jugoso proyecto, y en Llamaya queremos recuperarlo. Murió, pero ahora Ubuntu Touch podría tener un futuro que analizamos y desgranamos.

Ubuntu Touch, el sistema operativo de Linux para smartphones

También te puede interesar: “Qué es mejor, ¿iOS o Android?

 

Muchas ideas y poca estrategia

Habían ya dado sus primeros pasos por el sector intentando consolidar Ubuntu for Android. Canonical dio el paso definitivo hacia la consecución de sus sueños el 2 de enero de 2013, cuando sorprendieron a medio mundo con su anuncio en el Mobile World Congress de Barcelona.

Allí el CEO de la compañía, Mark Shuttelworth, puso sobre la mesa sus pretensiones de convertir Ubuntu en un sistema operativo universal que pudiera funcionar tanto para smartphones, como para electrodomésticos inteligentes y automóviles. Había nacido Ubuntu Touch.

La interfaz de este sistema basado en Linux, llevaba por nombre Unity, y se caracterizaba por poseer un dock en su parte izquierda, un sistema de búsqueda por “lentes” y una suerte de barra de notificaciones más compleja en la parte superior.

Contaba, además, con una pantalla de inicio sin sistema de bloqueo/desbloqueo, la mayoría de los programas originales de Ubuntu, e integración con Ubuntu One, la nube de este mismo sistema.

Desafortunadamente, a las altas expectativas sembradas tras la presentación pronto le siguió decepción y desilusión. ¿Por qué? Ubuntu Touch contó con respaldo desde algunas compañías. La española BQ y la china Meizu apostaron en 2015 por este sistema con sus propios terminales, pero no fue suficiente para ocultar la pobreza de la propuesta de Canonical

Ni apps famosas de mensajería como WhatsApp, ni versiones optimizadas que huyeran de la lentitud web. En 2017 el proyecto estaba definitivamente muerto.

 

Renacido de sus cenizas

En el mismo momento que Canonical decidió abortar, un grupo de usuarios formó una comunidad y decidió proseguir con el trabajo. Se hacían llamar UBPorts, y en los dos últimos años han conseguido grandes avances.

Hace unos pocos meses lanzaron Ubuntu Touch OTA-11, la última versión de este sistema destinada a subsanar errores con el teclado y el navegador. En 2020 prometen lanzar la siguiente versión denominada OTA-12, que pretende seguir puliendo el ecosistema para hacerlo todavía más y más estable.

Algo que no se ha conseguido corregir con este Ubuntu Touch es la limitación de smartphones disponibles. Solo está disponible en One Plus One, varios terminales BQ, el Nexus 4 y el Nexus 5, y el Fairphone 2. En cuanto a tablets, las afortunadas a día de hoy son solo las Nexus 7 que Google puso a la venta ya hace 7 largos años.

 

Un fracaso del que se puede aprender

El equipo de Shuttelworth tenía grandes ideas, y supo gestionar bien los tempos para revolucionar el mercado en el momento del anuncio. Pero ni un producto idóneo, ni un sector con espacio para nuevos competidores, contrarrestan los devastadores efectos de una falta de previsión y objetivos.

Canonical creía que el binomio liderado por iOs y Android sería fácil de romper por la carrera tecnológica tan homogénea que ambos estaban emprendiendo.

La ausencia de promesas realizables, y el poco soporte que la compañía le dio a Ubuntu Touch en los momentos más críticos del lanzamiento, acabaron por derrumbar los pilares del proyecto.

El mercado de los smartphones es demasiado maduro para propuestas sujetas sobre alfileres. Si no se propone algo nuevo, ha de mejorarse lo ya presente. Y en el caso de este proyecto, no sucedió ni una cosa ni otra.

 

El sistema operativo de tu teléfono móvil no importará de nada si no cuentas con una buena conexión. Por eso, en Llamaya te ofrecemos la mejor con tarifas increíbles para que estés conectado en todo momento. No te lo pienses más y visita la página web de Llamaya ¡cámbiate a la mejor compañía!