Claves para comprar los mejores auriculares

646
auriculares

La revolución del streaming no solo ha llegado al mundo de la televisión. Plataformas como Spotify o Apple Music han abierto las puertas a una democratización en el consumo de música; recluyendo la venta física a coleccionistas, y haciendo del teléfono móvil o cualquier otro wereable diario, un potencial reproductor de canciones.

Esto, claro, ha derivado en una explosión del mercado, y una multiplicación de las ofertas. Ahora sin un buen conocimiento de la industria resulta complicado saber cuáles son los auriculares que más te convienen.

¿Eres un fanático de la buena música? ¿Solo buscas un complemento que salve las necesidades más básicas? La tipología y características son factores clave para elegir los mejores auriculares, y en Llamaya te intentamos ayudar para hacer una buena compra.

Comprar los mejores auriculares

También te puede interesar: «Gadgets que se han convertido en imprescindibles«

 

Tipos: ¿cuáles son los mejores auriculares?

Cuando piensas en unos cascos, probablemente lo hagas mirando los modelos intrauditivos o In-Ear, pero existen otras muchas opciones dependiendo de tus necesidades. Este tipo de auriculares es el que suele venir junto a los smartphones. Indagando un poco encontramos otras clases más o menos caras en función de su calidad.

 

Auriculares intrauditivos o In-Ear

Aíslan muy bien el sonido exterior, suelen poseer buena calidad de audio, y son de tamaño pequeño. Si solo buscas unos auriculares correctos, los precios de estos te pueden llamar la atención.

 

Auriculares supraaurales o On-Ear

Mayor tamaño y peor calidad de sonido. Este tipo de auricular se sitúa por encima de las orejas, y suele generar bastante rechazo entre muchos compradores por su dificultad a la hora de ponérselos. Aíslan mal pero tiene buenos graves.

 

Auriculares cirumaurales o Over-Ear

A diferencia de los On-Ear, estos se apoyan no sobre la oreja, sino sobre la cabeza. Son los auriculares más tradicionales, pero también incómodos por su tamaño. Si buscas una buena calidad de sonido, esta es tu mejor opción. Siempre y cuando tengas en cuenta el calor y presión que generan las almohadillas.

 

Cancelación de ruido: ¿sí o no?

Lo que se conocía hasta hace unos pocos años era la cancelación de ruido pasiva; las técnicas de la compañía para alcanzar el mayor aislamiento acústico mediante materiales aislantes entre la parte externa del auricular y la superficie en contacto con el oído.

Este método no cancela completamente el ruido exterior (solo lo reduce en torno a 8 y 20 decibelios), pero permite un abaratamiento más que evidente de los auriculares. Opción ideal si no pretendes hacer un gran desembolso, o si quieres usarlos mientras montas en bici o realizas cualquier otra actividad que requiera de tus sentidos.

La novedad que el mercado no ha dejado de promocionar en los últimos años es la cancelación de ruido activa o ANC. ¿Qué es exactamente?

Los auriculares con este tipo de cancelación poseen la capacidad de emitir una onda de baja frecuencia imperceptible para el oído humano (por debajo de 20 KHz), que se aprovecha del principio de superposición o interferencia destructiva; dos ondas chocan anulándose.

En la práctica parece una característica ideal, pero arrastra sus inconvenientes. El principal es su precio. Aquellos auriculares con cancelación de ruido activa suelen ser más caros debido a la necesidad de incluir una fuente de energía externa como pilas o corriente eléctrica, para emitir la frecuencia extra que genera el aislamiento.

Además, también hay que tener en cuenta que no es perfecto, y que la cancelación falla ante ruido exterior muy elevado. Pero como siempre, dependerá de tus necesidades.

 

Conexión inalámbrica ¿sí o no?

Si lo que buscas es comodidad, tu opción de auriculares ha de ser el Bluetooth, es decir, la conexión inalámbrica. Este tipo de auriculares son ideales para hacer deporte o no complicarse a la hora de desenredar cables infinitos.

Suelen poseer un rango de acción de 10 metros, y su proliferación en el mercado ha permitido rebajar los precios haciendo de su funcionalidad una elección no basada en términos monetarios.

Eso sí, el Bluetooth no conserva la calidad sonora como lo hace el cable, y suele venir acompañado de baterías bastante limitadas.

Si lo que buscas son los mejores auriculares de acabado profesional, entonces deberás optar por el cable. De hecho, la mayoría de empresas del mercado apuestan por esta opción ante el rendimiento que ofrece frente a los métodos inalámbricos.

 

Tipo de conexión

Cada vez son más compañías las que apuestan por alejarse del tradicional Jack 3,5 mm en la fabricación de sus terminales móviles. Si tu dispositivo es uno de ellos, la única salida que te quedará será apostar por auriculares con conector USB de tipo C o Lightning.

Hay que tener en cuenta que en este caso la alimentación provendrá de la batería del propio smartphone, pudiendo afectar a su autonomía.

Hay quienes se hacen con auriculares no para escuchar música desde sus smartphones, sino desde otros dispositivos externos. Si este es tu caso, entonces la opción correcta es el Jack de 3,5 mm.

Ahora bien, la elección de este tipo de conexión no tiene porque estar condicionada por el teléfono; es recomendable incluso para aquellos con una entrada distinta, si eso implica hacerse además con un adaptador.

 

Características

Lo más habitual es que decidas tu compra en función de la estética. Nadie te culpa, pues los tecnicismos e informaciones más detalladas no están al alcance de todos.

Sin embargo, es interesante fijarse en algunas características de los auriculares antes de decidirse por unos u otros. ¿De qué hablamos? De la impedancia, la sensibilidad y el rango de frecuencia.

 

Impedancia

Se mide en ohmnios (Ω), y representa el nivel de resistencia ante el paso de la corriente eléctrica. A menos ohmnios, menor resistencia, y por tanto menos energía necesaria para funcionar.

Este tipo de auriculares sonarán y vibrarán con más fuerza. Lo mismo sucede en el caso contrario.

 

Sensibilidad

Esto no es más que la potencia sonora de los auriculares. A más decibelios (dB), mayor potencia y volumen. ¿Siempre es mejor apostar por más? No exactamente.

El oído humano marca su límite de aceptación en torno a los 100 dB. Unos auriculares con una potencia mayor que esa, solo supondrá un sobrecoste sin ningún tipo de beneficio objetivo.

 

Rango de frecuencia

Entre 20 Hz y 20.000 Hz. Ese es el rango que acepta el oído humano, y al que se debe acercar el auricular ideal. Cuanto más amplio sea el rango, mayor será la calidad sonora, aunque no todos los auriculares son capaces de acercarse a lo perseguido.

Algunas compañías recortan en las frecuencias más bajas, mientras que otros exceden el límite dejando potencial desperdiciado.

 

Tener unos buenos auriculares no sirve de nada para escuchar música si no cuentas con una conexión notable. Por eso, en Llamaya te ofrecemos la mejor con tarifas increíbles para que estés conectado en todo momento. No te lo pienses más y visita la página web de Llamaya ¡cámbiate a la mejor compañía!