Cómo gestionar las notificaciones de tu smartphone

680
notificaciones

¿Estás enganchado a tu teléfono? No eres el único. De acuerdo con distintos estudios, el 50% de los poseedores de un terminal son adictos a las notificaciones de sus smartphones.

Actualmente no existe una categoría oficial en el Manual de Diagnóstico Estadístico de las Enfermedades Mentales para dicha patología, pero los síntomas se multiplican en millones de casos a través de efectos como el de abstinencia, tolerancia o pérdida de control.

La principal responsable de esta plaga se llama “serotonina”; la hormona responsable del placer en el organismo. Y las causantes de que este mecanismo se active constantemente al utilizar un móvil son las tan conocidas alertas push.

Si estás abrumado por el constante tintineo de tu móvil, en Llamaya te ofrecemos varios increíbles consejos y trucos que aliviarán tu persistente adicción a las notificaciones móvil.

notificaciones móvil

También te puede interesar: “Los trucos de Android que nos han solucionado la vida

 

Aplicación por aplicación

Este es el camino más farragoso, pero también el más efectivo. Algunas apps de mensajería como WhatsApp o Line suelen concentrar la mayor cantidad de avisos.

Ahora bien, los desarrolladores de estas aplicaciones conocen el atolladero que se suele formar en el centro de alertas de cada dispositivo, y por eso ofrecen configuraciones para silenciar conversaciones, desactivar ciertas notificaciones, o eliminar aquellos elementos que más te puedan molestar.

Whatsapp

En el caso de la app de mensajería más popular, el proceso para gestionar notificaciones es sencillo:

  1. Abre WhatsApp y accede a la pestaña de conversaciones activas.
  2. Mantén pulsado durante unos segundos aquel chat individual o grupal que quieras silenciar.
  3. Selecciona el botón de silenciar que aparece arriba a la derecha.
  4. Escoge el tiempo que se mantendrá silenciada la conversación.

 

En redes sociales como Twitter o Facebook también se puede alcanzar una personalización eficiente para evitar el quebradero de cabeza. Silenciando por tipo de notificación, o incluso incluyendo a determinados usuarios en listas negras. Esta misma operación se puede replicar con cada una de las apps que tengas instaladas en tu smartphone.

Twitter

La red social del pájaro azul es una de las que más opciones ofrece a la hora de silenciar notificaciones. Durante los últimos años no ha dejado de aumentar las posibilidades de personalización, condicionada por el funcionamiento de su propio software.

Para alertas push:

  1. Accede a tu perfil desde el menú superior.
  2. Desde ahí navega hasta Configuración y privacidad.
  3. Entra en Notificaciones, y en ella en Notificaciones push. Podrás seleccionar las notificaciones que quieras recibir.

Para gestionar alertas de tuits publicados por cuentas determinadas:

  1. Accede a tu perfil desde el menú superior.
  2. Desde Configuración y privacidad, entra en Notificaciones, y elige entre dos tipos: Todos los Tweets o Solo Tweets con video en directo.
  3. Selecciona.

Para ver alertas de tuits de cuentas seguidas:

  1. Accede a tu perfil desde el menú superior.
  2. Selecciona Configuración y privacidad.
  3. Entra en Notificaciones y, después, Notificaciones push.
  4. Elige entre la lista.

Facebook

El gigante de Mark Zuckerberg ha sufrido numerosos varapalos por cuestiones referentes a la privacidad de su servicio. Eso ha llevado a implementar una personalización más precisa.

  1. Accede a las tres rayas horizontales de la parte superior derecha.
  2. En Configuración y privacidad selecciona Configuración.
  3. Desde ahí navega hasta Notifiaciones, y en ella hasta Configuración de notificaciones.
  4. Selecciona entre todas las notificaciones, cuáles quieres silenciar o desactivar.
  5. Para silenciar selecciona Silenciar notificaciones push, y elige tiempo entre 15 minutos y 8 horas.

Instagram

La inmediatez de esta app suele convertir sus notificaciones en una molestia complicada de soportar. La llegada de los Instagram Direct terminaron de saturar los dispositivos con todas las notificaciones activadas. Pero por suerte se puede solucionar.

Para gestionar notificaciones push:

  1. Accede a las tres rayas horizontales de la parte superior derecha.
  2. Selecciona Configuración, y navega hasta Notificaciones.
  3. Elige qué notificaciones quieres recibir de «Me gusta», solicitudes de todo tipo, comentarios, recomendaciones, y avisos de directos.

Para gestionar notificaciones por correo y SMS:

  1. Accede a las tres rayas horizontales de la parte superior derecha.
  2. Selecciona Configuración, y navega hasta Notificaciones.
  3. Entra en Notificaciones Push, y elige qué notificaciones quieres recibir de correos electrónicos o SMS.

 

Modo “No molestar”

Apuesta por la quimioterapia, por el método más agresivo y rápido. Tanto iOS como Android ya ofrece la posibilidad de activar un modo “no molestar”, que, o bien elimina por completo las notificaciones, o bien impone un filtro selectivo previamente configurado. Lo interesante de esta opción es que no perderás nada, solo lo pospondrás para cuando quieras volver a consultarlo.

En Android es tan sencillo como acceder a la pantalla de notificaciones, y encontrar el botón destinado para ello. Si quieres personalizar qué alertas te llegan, puedes navegar hasta la opción entrando en Ajustes, Sonido, No molestar, Dispositivo, y finalmente Permitir solo con prioridad. De esta forma te llegarán tan solo llamadas, SMS, o cualquier otra notificación que consideres imprescindible.

El método en iOS es muy similar al de Android. En este caso la respuesta la tiene un botón del centro de control con el símbolo de una luna. Si indagar todavía más seleccionando qué llega y que no llega a la barra de notificaciones, puedes navegar desde Ajustes, y ahí desde No Molestar. Este sistema incluso permite programar horas y tiempos, para que no te tengas que preocupar por nada.

 

Atajos: la solución intermedia a las notificaciones

El principal problema de las notificaciones es que suelen redirigir a la aplicación en cuestión de la que provienen. De pronto se suma el tiempo de carga, la transición de apertura si existe, y la inmersión completa que ofrece la propia app: ya estarás enganchado.

Para evitarlo puedes quedarte tan solo en la notificación, recibiendo la información que quieres de ellas sin tener que acceder completamente a la información.

En iOS puedes probar suerte con 3D Touch, una funcionalidad que te permite leer lo imprescindible de cada alerta manteniendo pulsada la misma, y deslizando el dedo hacia arriba.

En Android la solución es algo más rápida: desde el centro de notificaciones puedes acceder a información limitada de cada alerta “push”. WhatsApp, por ejemplo, te permite responder mensajes sin acceder a la app.

 

Ser un experto o experta en economía de notificaciones no sirve de nada si no cuentas con la mejor conexión. Por eso, en Llamaya te ofrecemos la mejor con tarifas increíbles para que estés conectado en todo momento. No te lo pienses más y visita la página web de Llamaya ¡cámbiate a la mejor compañía!